No.11 / Pag,13

Bienvenidos a una de las más nuevas secciones regulares de la G-ZiNE más seguida en internet (porque somos la única). Nueva sección cargadita, con la que pretendemos hacerles llegar cada mes ciertos discos que consideramos esenciales, a los que vale la pena que le das una oportunidad de escuchar. Para ello simplemente les daremos alguna que otra información resumida (pero precisa) sobre ciertos álbumes, algo así como una mini-reseña y la invitación a que busques el trabajo completo, ya que no se hará disponible para su descarga íntegra, por razones lógicas.

Con cada número traeremos un total de cuatro trabajos discográficos: Dos de ellos se tratará de obras bien recientes que consideramos deberías conocer. Un infaltable ‘‘añejito’’, o sea alguna de esas obras clásicas o cuando menos de culto que no podríamos pasar por alto. Y por supuesto que no iría a faltar algún CD o demo cubano de cualquier época, pues bien que sabes la predilección de este sitio hacia nuestra escena.

Pd.: No te quejes porque no les dejamos canciones para descargar! Es que sino se nos rebasa la capacidad el sitio…. Además, con lo sencillo que va a ser buscarlos en google

 

/////////////////////////////////////////////////////////////

******************************

AlazkaPhoenix

Género(s): Post-Hardcore, Pop-Metal // año: 2017

Creo que en algún número previo ya les hable de esta gente!?? Bueno, que más da, pues vale la pena reseñarles nuevamente. Hacerle honor a la calidad no es algo que se haga una sola vez y sea suficiente.

Alazka se alza sobre las cenizas de la promisoria Burning Down Alaska, solo que con una alineación y conceptos musicales similares al mismo tiempo que diferentes. Phoenix es su obra debut bajo dicho nombre, así como el primero en plantearnos al dúo del dotado vocalista melódico Kassim Auale más el gutural Tobias Rische como principal atrayente. Ambientes cargados de arreglos y mucha distorsión, pero sin perder la noción de melodía, es el detonador para clasificarles dentro del Post-Hardcore, aunque no se limitan a reproducir cada cliché omnipresente en el género. Solo basta una escucha para que sepamos que esto es algo diferente, algo nuevo y pretencioso. Se tratan de trece pistas que abordan siempre el mismo concepto musical, pero que saben manejarlo de una forma tan fascinante que logra otorgarle una esencia bien distintiva a cada corte, el mérito para Alazka es que cada canción resulte absolutamente memorable.

Tan viejo como la existencia de estos géneros ‘‘subterráneos’’ es la siguiente pregunta: Se puede crear un producto artístico auténtico que se pueda empaquetar para el público masivo?? Y sé qué dirás que esto es un sacrilegio, algo que no se puede lograr sin desbalancear la balanza (valga la redundancia), pero te invito a darle una escuchadita a Phoenix con mente abierta, para comprobar la supuesta paradoja que les digo. Comercial y accesible, pero auténtico y sobresaliente. Porque NO, no están inventando nada absolutamente nuevo que ‘‘jamás se halla visto’’, pero están lo más próximo que se puede de dicha meta. Que recomendaría para adentrarse en este redondo!? Sencillamente, una vez lo tengas dale play desde la primera pista, luego caerá solito; no hay un sol track que merezca pasarse por alto.

Pd.: Ah, y recuerda que si ya lo escuchaste, déjame un comentario al final de esta página/artículo para que los lectores tengan un distinto acercamiento a este mismo material.

 

******************************

click para descargar imagen HD

Lorna Shore – Flesh Coffin

Género(s): Deathcore // año: 2017

El año pasado mucho se habló acerca de lo grande y novedoso que resultó para el mundillo del Deathcore el Misery Sermon de Slaughter To Prevail, y valla que con razón. Pero en una opinión personal, 2017 va a ser recordado como un año definitorio en la historia de un sub-género que se daba por estancado. Lorna Shore fue de esas bandas que emergió con una gran propuesta ese preciso año.

Flesh Coffin viene antecedido por un CD de larga duración y tres EP, que si bien no fueron mal recibidos, pasaron sin pena ni glorias. Entonces que hiso especial esta nueva entrega? Solo diez rolas bastaron para mostrar la maduración de una banda que se adentra en los confines más técnicos del sub-género, dando muestra de una brutalidad sin par, mientras consigue introducirle a ello un sonido atmosférico transfiriéndole una sensación de oscuridad vista cuando mucho en un par de sus ‘‘camaradas’’ de género pero que resulta incomparable. No hay héroes ni individualismos, y quizás por ello logran transmitir esa sensación de que se trata de una banda dejando clara su sello de identidad, no músicos compitiendo entre ellos por sobresalir. Aunque si nos obligas a resaltar algo, habría que hablar de la aerodinámica técnica del baterista Austin Archey, más la convincente labor del vocalista Tom Barber… Vamos, que así fue como este último ganó su boleto a Chelsea Grin.

Y ya que toqué ese tema, aprovecho para recomendar doblemente este álbum ahora que la inestabilidad en su alineación abre perspectivas (unas a favor, otras en contra) acerca del futuro de esta gente que desde ya se han colocado entre lo más sobresaliente del Deathcore y los que LA NUEVA G no quitará ojo de encima.

 

******************************

click para descargar imagen HD

selección añeja: The Dillinger Escape Plan – Ire Works

Género(s): Mathcore, Rock Experimental // año: 2007

Dicen que el mundillo del mathcore se podría comparar con aquella ‘‘pandilla juvenil’’ de la escuela con la que cuesta mucho trabajo siquiera lograr entablar conversación. El Mathcore vendría a ser por excelencia el más caótico e inestable engendro producto de las fusiones del Hardcore Punk y de la interminable familia del Metal. Ciertamente un sub-género poco recomendable para elitistas o neófitos del género. Pero si estás dispuesto a intentar tener algún acercamiento con esta música, tu punto de entrada más seguro serían los Dillinger Esc Plan y a la punta de la lanza, lo que para ciertos escuchas sería su obra cumbre: Ire Works.

Todavía hay una gran divergencia de criterios acerca de si Dillinger creó el mathcore (o al menos estableció su fórmula definitiva) con su mítico Calculating Infinity (1999). Pero lo que sí resultaría indiscutible es que este quinteto norteamericano no se conformaría con las fronteras del reino en que desde entonces se asentaba su trono. Miss Machine en 2004 mostró un grupo mucho más aventurado hacia nuevas sonoridades, pero su morfología definitiva no quedaría planteada hasta el que nos ocupa: Ire Works.

Su tercer larga duración es de esos discos que debe escucharse de punta a cabo, sin saltarte nada de sus casi cuarenta minutos que dura. Iremos a encontrarnos con esa caoticidad sónica clásica del mathcore? La realidad es que en buena parte sí, pero lo que resulta más atrayente de esta obra no es solo eso. Según los propios miembros, para este trabajo no se guardaron ni la más mínima idea que surgió durante su concepción. Siendo el perfecto balance entre la imprevisibilidad y la brutalidad, con melodías y canciones muy pero muy bien compuestas. Durante casi todo el CD se establece una continuidad de alternar entre canciones totalmente frenéticas sobradas de energía, seguida de otra que es todo lo contrario pero que no se pierden en el peyorativo término de ‘‘comercial’’. Cada rola es un mundo distinto, organizadas dentro de tracklist concebido con una efectividad que rosa la perfección, aunque cada cual tendría un criterio acerca de esto. Por eso no podría recomendar alguna pista por encima de otra, pues acá hay para todos los gustos. Y cuando digo todos los gustos me refiero a que habrá unas que rozan el rock industrial, la música atmosférica, la electrónica y otras veces su clásico Mathcore, el Hardcore y hasta algo de Heavy Metal o Grindcore. La genialidad es que todo aquello no está mesclado, no son fusiones, tampoco la lógica y continuidad con que son colocadas no deja pensar en una selección al azar y mucho menos que hubiese intenciones comerciales. Acá la idea es ser lo más diverso y aventurado que jamás una banda se haya atrevido a ser, con el mérito agregado de conseguir sonar accesible para oídos no tan entrenados, meta que por primera vez cumplen los Dillinger en Ire Works y abre puertas para adentrarse en el resto de su prolífica carrera discográfica y en un estilo tan difícil como lo es el Mathcore.

 

******************************

click para descargar imagen HD

selección cubana: Darkness Fall – Game Over

Género(s): Nu Metalcore, Electronicore // año: 2016

Darkness Fall, pese a ser de las bandas más seguidas dentro de la facción más joven en nuestra escena, su trascendencia podría considerársele ‘‘sub-valorada’’. Por qué nos aventuramos a decir eso? En sus jóvenes inicios allá sobre 2008, justo en un contexto que nuestra escena se hallaba saturada de exponentes del Death Metal o si no del decadente Nu Metal, estos capitalinos se aventuraron con el nuevo género que más resonaba en otras latitudes pero que aún no habría calado tan fuertemente en nuestro país como luego lo haría: el llamado Metalcore Melódico, tomándolo como la base de lo que sería su sonido definitivo. En busca de lograr la novedad, su trabajo Dominio de 2011 se aventura en insertarle a su ya definido estilo matices de dos sub-estilos que inmediatamente se colarían por separado en el gusto de muchos jóvenes en aquellas etapas: el Deathcore y el Electronicore (también llamado Synthcore o Post-Hardcore electrónico); sobresaliendo la novedad que representó la presencia de este último, si bien las dosis de los mismo no está los suficientemente tangibles como para considerarlo como tal, si sería de los primeros demos nacionales en que hace notable presencia en calidad de pionero. Su sucesor de 2013, Mil Razones, renueva su esencia acercándolo hacia el fenómeno internacional conocido como Djent, al introducir su característica afinación baja y los típicos riff construidos gracias a un par de guitarras de ocho cuerdas y bajo de cinco.

Como ya vimos, Darkness Fall es de los que tratan de estar al día sobre las tendencias que más resuenan en el mundo, pero sin dejar de lado su ya característica esencia. Game Over logra ser nuevamente pionero, al meterse por completo en el sub-estilo del momento, el llamado Nu Metalcore, buscando fusionar los elementos más característicos de estos dos géneros de distantes orígenes, con especial énfasis en las voces rapeadas (cosa novedosa para un disco de DF) y los breakdowns y afinaciones bajas que ya nos acostumbramos a verles. Para darle un toque de autenticidad el grupo inserta dosis de electrónica a aquello, logrando un sonido bien distante respecto de lo que se está haciendo ahora mismo en este emergente estilo. Cuando una ruptura con sus orígenes sucede de esta forma es de esperar polémica, aunque la recepción mixta que recibió a su salida por parte del público se debe en mayor parte al énfasis en su contenido lírico, descrito como ‘‘letras basura’’ o ‘‘lo que normalmente oiría en el reget*n’’.

Una joya o un error!? Lo importante, resulta indiscutiblemente que este trabajo es algo nuevo, algo fresco y aventurado para nuestra ‘‘pequeña’’ escena. Diez canciones sumamente variadas que no te dejarán indiferente. Lo odiarás? Lo amarás? Definitivamente un álbum que LA NUEVA G te recomienda conseguir YA!

Pd.: Y en caso de que lo poseas, en un comentario dejes tu criterio acerca del mismo para que los lectores tengan otra razón para agregarlo a su colección

 

/////////////////////////////////////////////////////////////

.

3 Replies to “No.11 / Pag,13”

  1. En fin ayer lo volvi a escuchar … pero desde el incio parece hecho como un Disco de regaeton mas … Desde el Inicio dice q le Tiraron … WTF Es DARKNES FALL o REPARTEROS FALL… La ultima vez q vinieron a Matanzas promocionaron este CD y La gente se quedo como … Que estan haciendo , donde esta la escena en querer tirarle a grupusculos regaetoneros q no van ni a tus conciertos para escuchar tu critica… En fin muy buen sonido pero las letras en algunas canciones son un poco MIKIS…

  2. A El Pico Se le Fue la Mano con lo De LA CALLE ME LLAMA …. y toda la Basura , en fin hable personalmente con el una vez y me dijo que era una critica contra el regaeton … tiene su razon pero para que , ademas tu publico no le intereza tanto esa polemica y muchas personas ven eso como una ESTUPIDES , Realmente Tengo el Disco casi desde su Lanzamiento pero me quedo con el MIL RAZONES.

    • si me preguntas, realmente las letras son el unico impedimento que me impide valorar mas alto el disco. Segun dices veo que es como una satira, pero realmente creo que el mensaje se pierde…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.