9 – Pag.13

Kardashev

Más allá del sol y la luna

(+música download)           //      Artículo por: A9X, música cortesía de Alain Manduley

Existen bandas que hacen su mayor esfuerzo para mantenerse en la vanguardia, ondeando la bandera de la experimentación sonora, aunque ello -por desgracia- representa ceder el lugar a la siempre añorada pero efímera ‘‘fama’’ de masas. Kardashev es ese tipo de banda que pone todo en juego con tal de llegar a territorios ‘‘que nadie ha estado’’.

Pues adelantamos para los que espera una banda que respete los cánones de determinado género: pásate el artículo, esta gente no son para ti. Pero dedícale todo tu oído y mente si eres de aquellos que piensa que ‘‘todo ya se ha hecho y dicho en el metal’’, prepárate a sorprenderte:

Kardashev inicia en su natal Arizona (USA) dentro la recién ola del Deathcore que ha visto surgir a Rings of Saturn o A Night in Texas (por apenas citar algunos). Pero la realidad es que desde sus humildes inicios en el género se les puede ver como una banda que busca un sello musical, sin ningún tipo de tabú por recurrir a la experimentación. Razón por la que también los podríamos meter en esa camada de grupos que hace su mayor esfuerzo por presentar un trabajo abismalmente distinto en cada disco.

Así es como en 2012 irrumpen con el demo/ep Progression, trabajo que les abre las puertas a lo que vendría siendo su siguiente lanzamiento, el larga duración Excipio, al año siguiente. En dicho trabajo nos encontramos con una banda que si la escuchamos muy por encima los meteríamos en el saco del deathcore progresivo, pero que bastan unas pocas escuchas para percatarnos de unas grandes ansias de diferenciarse del montón y el gusto por recurrir a elementos para nada vistos en el género.

A este les sigue Peripety en 2015, trabajo en el cual podemos apreciar una gran diferencia respecto a su antecesor, del tipo que te sacan la duda: ‘‘serán la misma banda?’’. Peripety en su concepción a duras penas ya podría llamársele deatchore, pues el post-metal y la presencia del llamado deathgaze (mezcla del death/black metal y shoe-gaze) son los elementos que hacen gala de singularidad para esta entrega. Otro punto sobresaliente acá es el trabajo lírico, metido en la poesía vanguardista, lo plasmado por el cantante Mark Garret desafía cualquier otro letrista que podamos buscar en otra clase de metal contemporáneo, aunque a la par de lo que es su música, hay que catalogarlo como algo que ‘‘no es para todos’’. Ese disco ahora podría mirársele como una transición entre lo que solían hacer y lo que posteriormente se transformaría Kardashev.

Pasan dos años, y nos presentan una nueva producción musical. The Almanac apenas nos llega en octubre del año recién acabado. Y según vemos, se trata quizás de la forma definitiva de lo que será su sonido de ahora en adelante, probablemente ese territorio a donde desde un inicio querían llegar. The Almanac es uno de esos trabajos que te cuesta catalogar como parte de un estilo o movimiento concreto. Pues el elemento principal acá vendría a ser los ambientes oscuros y completamente cautivadores que se generan. Heredan tanto del post-metal y el black metal el regusto por esa oscuridad sonora y la ausencia –en muchas partes- de un riff característico, para encerrarte en un ambiente tan frio como cautivador. Pero no temen romper la aparente quietud para meterte un breakdown o algún blast beat realmente brutal, elementos como bien sabemos oriundos del deathcore y el death metal. The Almanac respeta la vanguardia lírica que vivimos en Peripety, con esa extraña poesía y manera de contar las cosas tan propias del señor Mark Garret; quien lleva las cosas aún más lejos creando hasta un idioma para la ocasión, pues si bien la mayoría de las letras continúan en lengua inglesa, de vez en cuando (más específicamente en lo que vendría a ser el intro y el outro) nos habla en la pseudo lengua “Alunea”, de su creación. El desempeño vocal del mismo es otro de los puntos fuentes de Kardashev. Pues el señor precisamente toma su estilo de los mismos géneros que convalecen en su propuesta sonora; entonces por momentos tenemos un cantante a esos tonos ‘‘chillones’’ del black metal y en otras partes el típico cantante death metal, y quizás lo que lo corona, es el buen gusto por incluir una voz melódica bien distintiva que retrata lo que hacen varios cantantes del llamado post-metal.

Entonces a ciencia cierta, sería completamente imposible clasificar Kardashev como parte de algún sub-género específico, pues desde sus inicios buscaban colonizar ese territorio no explorado por el metal y es precisamente esa evolución constante lo que agrava la situación. Si tomáramos en cuenta la recién entrega The Almanac como su forma definitiva (aunque no hay forma de saber si así será) tocaría clasificarlo como una banda post-metal y deathgaze. Aunque las influencias blackened death y de su propio deathcore original acaban por sobresalir a primera escucha. Y quizás hasta por algún lado alguien los meta en el llamado Avantgarde Metal (metal vanguardista), por méritos propios. Pero para aquellos que no nos importan tanto las clasificaciones y preferimos admirar el resultado final por su originalidad, nos encontramos ante una propuesta singular y experimental. Del tipo que bebe de toda clase de género, pero que les hace un lavado de cara a sus influencias y consigue sacarte la frase: ‘‘estoy oyendo algo jamás se ha creado!’’

Volvemos a insistir que esta propuesta no se trata de música ‘‘para cualquiera’’, por más que busques no encontrarás mucho terreno familiar. Pues la carencia de una estructura tradicional (coro+estribillo) definitivamente va a dejar confundidos a la mayoría. Al mismo tiempo, la deliberada ausencia de virtuosismo, en busca conseguir esos magníficos ambientes aquí plasmados, acabará confundiendo a esos fans que buscan algo conectado al metal técnico; a pesar de ello y contra las primeras apariencias, es digno recalcar la habilidad interpretativa y creativa de cada uno de los integrantes. Por otra parte si buscas brutalidad, por más que esta gente realmente la tenga, para nada representa el epicentro de su música.

Ahora pregunto: Después de analizada la realidad, te atreves a sumergirte en este desafío musical!?? Créeme que si rompes tabúes sobre el asunto de pertenencia genérica, más aún si buscas llegar a esto de lo que muy poco ha sido visto, solo si abres tu mente cierras los ojos vas a encontrar un grandísimo producto artístico. Dedícale unos minutos a Kardashev y si te llegan date a la tarea de buscar toda su música; si bien no basta con lo que presentemos acá, pues hacen el tipo de trabajo que no se puede analizar en canciones por separado, LA NUEVA G invita a buscar el resto de su música y acá los dejamos con una muestra ‘‘de que va la cosa’’:

-click aquí para descargar Beyound Sun and Moon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.