Pg.07

pag.anterior       //       -indice-       //      pag.siguiente


WE ARE THE HATERS

El otro día andaba echándole una ojeada a un grupo de Facebook y por casualidad me tropecé con un meme que se mofaba de cierta banda (que no viene al caso mencionar). Me salta la curiosidad y dije: wao! Esta banda es fiel a su propia variante de ‘‘metal’’, imagen trabajada, calidad interpretativa. Me consta que poseen una base de seguidores bastante amplia, un mensaje sincero y éxito mediático. Según yo, le sobran puntos a favor para decir que es una banda famosa y por ende, quizás no seas el máximo simpatizante ni tengas la obligación de decir que te guste; pero creo que al menos merece respeto por hacer las cosas bien. Lo que más me llama la atención, uno de los comentarios que encontré la comparaban con otra determinada agrupación y llegaban a decir que ‘‘ni se le acercaba a los talones’’ a esta otra. Lo más gracioso, es que musicalmente me consta ambas tienen marcadas semejanzas musicales, en el buen sentido y no por tratarse de ‘‘copia’’ de alguna parte. Y es que desde mi punto de vista, esto es una tontería, ambos al fin de cuentas están jugando en el ‘‘mismo equipo’’, digo yo.

Se me hace irrelevante decir los nombres de aquellos grupos –involuntariamente- implicados en esa discusión específica. Pues dime, cuantas veces has visto esta misma situación!? Denigrar algo, sin el menor sentido!?.

Por supuesto que enseguida comienza a volverse el tema una guerra: Los que lo odian radicalmente y los que defenderán ‘‘a capa y espadas’’. Pues para mí el problema no vendría a ser la calidad de una banda ni su sentido musical. Tampoco aquellos ‘‘ciegos’’ que reniegan la realidad y al dejarse llevar por la pasión obvian que nadie es perfecto… La cuestión aquí son aquellos que a nivel internacional llaman HATERS (‘‘odiosos’’, traducción libre).

 

Según el llamado ‘‘diccionario moderno’’ un HATER es todo aquel que se manifiesta radicalmente en contra de algo, sin mostrar ninguna clase de aceptación por ello e incluso temas relacionados. Históricamente ha habido HATERS para determinada obra artística, manera de pensar, etc. Aunque el tema que nos trae ahora vine a ser exactamente lo relacionado a bandas o su propia música, es necesario decir que en el panorama rock/metal esto es un tema mucho más que recurrente, estigmatizado y hasta cliché: Ejemplos: Los ‘‘true’’ blackers odian Cradle of Filth, thrashers los álbumes Load & Reload de Metallica, heavies a los nu metaleros, los del power a los del death metal… Esto llega al punto de parecer un ciclo de odio!

Incluso, la experiencia me ha demostrado que existe -lo que voy a deliberadamente llamar- ‘‘temporadas de odio’’; sí, el término me lo he inventado, pero piénsatelo: Recuerdan cuando decían Limpbizkit o Korn estaban echando a perder al metal con su ‘‘Adidas Rock’’, Def Lepard era un fracasado grupo pop, Nirvana con su grunge representaban la muerte del auténtico metal!? O si quieres vamos a darnos un brinco a la actualidad: Suicide Silence es death metal rebajado, Dead by April suena banda pop con un tipo que grita, Slipknot unos payasos vestidos con overol, Bullet for My Valentine toca reget*n con guitarras! Y por si te recuerdan algo, ninguna de aquellas fraces me las inventé, es más todas aquellas deben haberlas dicho personalidades del mundo del rock, pues por algo tantos las repiten.

Lo más gracioso siempre me han resultado esas contradictorias frases que se han vuelto ‘‘clásicas’’ y las que te voy a recordar: Como cuando San Dum dice en su aclamado Metal Evolution que el power metal es el mejor de lo subgéneros del metal (tal parece que él mismo prefiere poner sus criterios personales ante la profesionalidad que debe tener un documentalista), el deathcore es música para emos (lo dijo el vocalista de Océano, una banda deathcore ‘‘de librito’’), ayer fui a un concierto de Lamb of God y Killswitch Engage… el concierto más gay que he ido (literalmente dijo así Igor Cavalera –Sepultura-)… Y perdón por haber mencionado nombres y situaciones específicas. Pues mi intención ha sido develar todo esto por lo que –a mi criterio- son atenticos manifiestos HATERS!

Y para mí se agravan por el hecho de haberlos dicho ‘‘profesionales’’, quienes a fin de cuentas demuestran ser tan humanos como cualquier otro HATER. Entonces sabemos que situaciones y frases tan abismales sobran especialmente en la web y ‘‘cultura’’, quizás no tan ‘‘famosas’’ pero aún más denigrantes y carentes de sentido.

Para mí un preucupate problema. Pues la mayoría llega a este mundillo por tratarse de algo independiente de criterios establecidos por la sociedad, donde uno mismo selecciona lo que quiere escuchar… Hasta que llegamos a este punto y nos damos cuenta que está colmado de personas y mentalidades recicladas: eres true solo si escuchas tal y tal banda, eres un chispero (poser) si te gusta tal y tal!

 

Viéndolo desde otro punto de vista, esta mentalidad conservadora es quizás la razón de porque esta música ha durado tanto tiempo sin desvanecerse, como no ha sucedido con otras corrientes culturales. El derecho de admirar el pasado nos ha alejado de caer en modas prefabricadas por la industria. La pasión por alguna banda específica o por extensión, hacia algún género determinado, es el motor que nos ha aportado un sentido de pertenencia incondicional. O la situación más clásica: odiar algún género o artista distinto fue el detonante para que la mayoría estemos ahora tan apegados a esto.

 

Viéndolo desde este punto de vista, todo somos en menor o mayor medida HATERS. Porque el ‘‘odio’’ no es más que un sentimiento netamente humano y tratar de imponer nuestra individualidad parece más propio de la supervivencia. Un arma de doble filo, pero que sirve para labrarte tu propia personalidad. Así, que tire la primera piedra quien no sea HATER de algo o alguien!!!

Mis únicos dos problemas vendrían a ser cuando: a) Fingimos ser algo que no somos, solo para encajar en algo que realmente no creemos y alimentar una maquinaria calcinada por el odio. b) Ofender algo sin sentido, negarse a algo sin darle una oportunidad no es más que una insensatez.

Reconozcámoslo, todos hemos sido HATERS alguna vez y tal vez ello no sea algo necesariamente negativo. Pero comportarse como uno, solo es una muestra de inmadurez. El odio solo hace daño a quién lo siente. Seamos HATERS con lo que tengamos que ser, pero hacia nuestro propio género es inaceptable

Ahora pregunto: Cual tipo de HATER eres tú!?

 

 

Pd: Y sí, de vez en cuando también soy un Hater (con cierto género). Pero hacia una banda de rock es inaceptable. Porqué seguir dividiéndonos??

 

 


pag.anterior       //       -indice-       //      pag.siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.