Aniv. Pag-16

ZINES CLÁSICOS

-Extractos de La Historia del Rock Cubano-

Una vez más ponemos una nota aclaratoria donde especificamos que los artículos de esta sección son propiedad de sus respectivos autores y han aparecido en otras publicaciones. No hemos afectado en ningún sentido nada del artículo original, e incluso usamos hasta las imágenes que el mismo usó (en este caso no se usaron imágenes en el original), todo ello con el fin de rescatar el artículo íntegramente en cuerpo y espíritu. Aclaramos esto puesto que no queremos que se interprete como plagio o facilismo de nuestra parte copiar y pegar. Porque la idea es recatar excelentes artículos que probablemente se han perdido en el tiempo, pero constituyen una muestra de determinada época y en muchos casos mantienen su vigencia.

La nueva Generación también merece mirar al pasado para pensar en su futuro…

Para esta ocasión regresamos con un artículo extraído del número 37 de la revista Subtle Death correspondiente a diciembre de 2013. La razón para ‘‘rescatar’’ este artículo se debe al tema que trata, pues de entrada me impresionó por lo tanto que predijo lo que iba a pasar a lo relativo al cierre del Maxim, la decadencia que está aconteciendo en la Agencia Cubana de Rock y la regresión mediática que ha sucedido nuevamente en contra del rock cubano… pero no les cuento más…

Simplemente les dejo con este artículo del tipo ‘‘se veía venir’’ en cuanto a lo que está pasando ahora mismo, un artículo que saca a la luz lo que sucedió ‘‘secretamente’’ dentro de los pilares de la agencia y la mayoría no llegamos a enterarnos de semejante caos. Se lo debemos a la genial publicación underground Subtle Death y a su autor ‘‘David Nicotina’’, agradecemos a ambos por tener el valor de sacar a luz la verdad, verdad que no debería herir a nadie… y que LA NEUVA G trae de regreso desde 2013.

 

Pd: Y aquí les dejo los links para que visiten dicha revista y al resto de los artículos http://www.issuu.com/subtledeath & http://subtledeath-cuba.blogspot.com

 

/////////////////////////////////////////////////////

LA SUCIEDAD NO ES NUESTRA

Autor Original: David Nicotina

Original: Subtle Death No. 37 – Diciembre 2013

 

 

Muchísimas cosas hemos pasado a lo largo de nuestra historia como movimiento cultural. Siempre estuvimos al margen por una cultura inquisidora que al cabo de los años vienen a ver que el rock también puede ser cubano. ¿No era hora ya de que ganar respeto entre los medios públicos? ¿No era tiempo ya de que a nuestro movimiento roquero se le diera el lugar merecido tras vastos años

de persecución? ¿Por qué quieren algunos vividores quitarnos eso ya logrado?

Pues bien, todas estas cosas las añoramos por generaciones. Chicos rebeldes huían perseguidos por la poli porque sus cabellos largos atentaban contra la “seguridad nacional” o porque sus jeans

ajustados eran un verdadero mensaje de guerra”, estupideces así frustraron las juventudes de muchos, que como mi hermano Luisin “el Griffin” y otros soñadores mas supieron lo que era coquito con mortadella en los años 80s. Paso el tiempo y con los años empezaron a ver que con una masa de jóvenes tan esparcida y llenas de sueños, con viejas rabias guardadas por solo ser fieles a un genero que desde asía unos años llenaba estadios y daba que desear a muchos

por el mundo, era y es imposible luchar .

Pues bien, así las cosas mejoraron un poco (no del todo), y con la marcha fuimos teniendo algunas migajas. Muchos de aquellos “peludillosdieron rienda suelta a añorados sueños y con muchísimo trabajo formaron bandas y crearon su propio mundo subterráneo, hasta muchos teléfonos públicos sufrieron sus consecuencias, ya que no siempre había cuerdas para las guitarras… Empezó a andar así nuestro movimiento un poco más sin miedo. Bandas de todos los estilos emanaron las primeras gotas de autentico heavy metal made in Cuba. Pero no fueron solo bandas, con el sacrificio de muchos llegamos a tener giras, festivales, peñas, publicaciones y de todo un poco. Fue así que con el cursar del tiempo llegamos hasta espacios en los medios de difusión masiva, saben ya de que les hablo, pues si, mas claro ni el ron: Acapella, Sabarock, 27 Minutos, Cable A Tierra, Cuerda Viva, y ahora Rocanroleando…. Lo jodido de el caso es que no todo fue color de póster.

Por ejemplo, 27 Minutos, un espacio magnifico para la difusión del metal nacional desapareció sin decir adonde fue y dejo a muchos como yo enganchados, ya que este era mi entremés todos los

jueves antes de irme para la peña en el Pabellón Armando Mestre. De Cuerda Viva tengo gratificantes recuerdos ya que aun siendo un adolescente empezó a salir este programa que tanta esperanza nos dio pues pensábamos que era un espacio dedicado solo a la música alternativa. Recuerdo en su primera emisión cuando salió Zeus tocando “Fuera de mi propiedad” fue algo muy excitante y sólido para un chico que sufría burlas en la secundaria por ser el único en el centro en escuchar metal. Como todo, empezamos de forma muy genial y pude conocer por primera vez a muchos de mis ídolos nacionales por este medio: Combat Noise, Congregation, Agonizer, los entonces noveles Chlover y muchísimos mas que sacaron la cara por muchos de nosotros. Claro, este espacio televisivo daba también oportunidades a jóvenes raperos y trovadores que también quisieron dar a conocer su música, pero eso es otra historia pues el metal es la mía.

Pero tenía que suceder, pronto no tardarían en aparecer en este espacio “muñequitos de moda”, que al parecer buscaban también promoción ya que nos les bastaba con 23 y M o con Piso 6. Se ahogaron las esperanzas de tener algo más personal. Hasta que al fin, tras muchos “bateos” no se de quien fue la idea, pero todos se lo agradecemos, el crear la Agencia Cubana de Rock, gracias a la cual pudimos tener de forma organizada mejores giras, programas de conciertos y lo mejor (al menos para mi): el Maxim Rock, espacio que funciona como meca del rock cubano tras el desaparecido Patio de Maria.

Pues bien a lo que de hace rato estaba intentando llagar tras esta sección de tristes historias. Mucho fue el orgullo que sentí al leer escritos que hicieron al gobierno en busca de justicia

varios colegas del metal que de forma digna denunciaron cosas muy sucias que ocurrían dentro de nuestro movimiento. Es algo que estaba sucediendo en las sombras de la Agencia Cubana de Rock muchos de los rostros que la dirigían se tapaban hablando excrementos sobre los Porno Para Ricardo (saludos para estos guebones) y otras cosas mas, pero nunca dijeron que sacaban

gran tajada de un movimiento joven que por años ha exigido respeto a una sociedad acusadora y llena de tabúes para con los headbangers. Estos son algunos comentarios que valientemente

descartaron a contra quienes los querían utilizar:

Hace un tiempo “nos dieron una casa”: Amueblada, pintada, con todas las condiciones para que nos sintiéramos cómodos y seguros. Sentimos que finalmente nuestra voz había sido escuchada. Nos organizamos, nos audicionaron, nos ofertaron posibilidades que creímos verdaderas. Comenzamos a decorar la casa. Un día por aquí, otro por allá. Le pusimos nombre: Maxim Rock. Una vez en casa, y ubicadas todas nuestras pertenencias, llenamos de acordes el lugar, lo bautizamos con nuestra impronta, le pusimos nuestro sello. Todos los amigos – nuestros seguidores – vinieron, vienen y completan nuestra razón de ser. Intentamos sacar nuestro hogar interno y colocarlo bajo este techo, todos juntos para materializar tantos años de sacrificio vertidos a hacer del rock & roll un fenómeno latente, ineludible y auténtico…”

Luego añade Alejandro de La Torre (ex-Escape, actual Estigma DC): …“No dejaremos que eso ocurra. No permitiremos que venga nadie a decir dónde van los muebles. Muchos menos gente sin sensibilidad artística, o sea – para que quede claro -, un reggaetonero o una reggaetonera. Esa señora – que no merece ningún respeto – debe tener claro, y cito, como dijera una vez en su reunión de bienvenida dentro del Maxim: Súmense a la Agencia, que no somos nosotros los que nos sumamos, LA AGENCIA SOMOS NOSOTROS(…) Entonces, necesitamos, exigimos, gritamos, desde nuestra casa y desde cualquier otro lugar de este país, del mundo o del espacio exterior, que Blanca y todo su personal de apoyo no sigan el frente de la Agencia Cubana de Rock, ni del Maxim. Recomendamos además, que no deberían continuar ejerciendo como gestores de ningún tipo de proceso cultural dentro de la isla de Cuba, del mundo o del espacio exterior (…) Ese día yo quería tratar de confiar en que pudiera ser una buena directora que resolviera los problemas. Hoy estoy convencido, luego de cuentos de otros colegas músicos de metal que lo que quiero es que DESAPAREZCA. Y con ella la tarimapasarela ridícula que han puesto donde va el público, y los posters promociónales de grupitos tontos de reggaetón que ella misma puso y que de seguro son familiares, conocidos o personas que le pasaron, como se dice en buen cubano, un “varo”.

Juan Carlos Torrente, líder y vocalista de Combat Noise afirma: “Después de que se cerrara el Patio de María en 2003, los miembros de las bandas de Rock y Metal, promotores culturales, editores de fanzines y técnicos de audio, peleamos muy duro en las reuniones de la AHS para que se nos diera una plaza fija donde dar conciertos y cobrar por ellos. Tal fue la persistencia que el entonces Ministro de Cultura Abel Prieto prometió crear una Agencia de Rock que respondiera a los intereses del Movimiento rockero nacional y a sus particularidades específicas. La sede escogida para la Agencia fue el cine Maxim, que por aquella época estaba en ruinas y se reconstruyó convirtiendo el lugar en una excelente sala de conciertos, en palabras del Ministro… “para los rockeros”. Se había creado una institución para responder a las necesidades de un Movimiento que había sido ignorado y despreciado por décadas, pero que estaba tan presente que ya no pasaba inadvertido para las autoridades culturales de la nación. Decenas de bandas y miles

de seguidores en todo el país así lo ratificaban. A la semana de abrir sus puertas, desde el Instituto de Música (a la cual pertenece la Agencia), llegó la disposición de dar un concierto con agrupaciones de otros géneros en un “Sábado de la Rumba” a lo cual la dirección de la Agencia se negó rotundamente defendiendo el derecho de las bandas de su catálogo y del público rockero a tener un espacio donde solo se dieran conciertos de Rock y a lo sumo de otros géneros afines al mismo. Esa decisión fue respetada por el Instituto y aplaudida por todos los que nos sentimos identificados con la Escena rockera. Todos sabíamos lo que ocurriría si poco a poco ese espacio,

nuestro espacio, se viese invadido por agrupaciones de otros géneros, que a diferencia de los grupos de Rock y Metal, si tienen considerables plazas donde trabajar.

Hoy pasa todo lo contrario, con el cambio de dirección en la Agencia Cubana de Rock, vemos con inquietud como se están programando conciertos de reguetón y música popular cubana en el Máxim Rock, alegando el pretexto de que las bandas del catálogo no son rentables. Sabemos que una decisión como esta, que infiltra en nuestro espacio agrupaciones de géneros más comerciales

podría ser el comienzo del fin de nuestra Agencia.

Tal parece que la razón de “no rentabilidad” es un arma con la que se pretende que el Rock regrese a los años oscuros donde las bandas y el público rockero tenían que esperar por la benevolencia de algún director de Casa de Cultura que nos ofreciera un espacio con mal

audio, escasas luces y un horario inapropiado. No se tiene en cuenta que el público rockero está compuesto en su mayor parte por jóvenes y adolescentes que no pueden pagar todos los fines de

semana un ticket que para ellos, por ser estudiantes, se les hace caro. No se tiene en cuenta que otros géneros como la Trova, la Música de Cámara, la Ópera o el Jazz, tampoco son “rentables” y poseen todo el apoyo del Instituto de la Música; géneros que venden tickets más baratos y que tienen mucho menos público en sus conciertos. Tal parece que para nuestros dirigentes el Rock y el Metal hecho en Cuba no son parte de la Cultura Cubana y que al no simpatizar con estos lo ven poco “nacional”, virtuoso o espiritual, lo cual dice mucho de lo poco que conocen la música que defendemos.

Ahora se pretende evaluar a las bandas del Catálogo tocando otros estilos musicales que no tienen en su repertorio (guaracha, timba, bolero…) y a los músicos de forma individual… nada más absurdo. Esta decisión, que fue tomada en perfecto conocimiento de sus consecuencias por personas que subvaloran y repudian la música que amamos, es una sentencia de muerte para la mayoría de las bandas, compuestas por músicos de formación autodidacta (como también se da a nivel internacional) que se han ganado un público y han desarrollado sus habilidades a base de esfuerzo, persistencia, talento y pasión por el Rock y el Metal, no por la Timba o la Salsa. Esta es una disposición ilógica e inadmisible que más bien parece una medida de castigo de la época de la Guerra Fría, más cuando a nadie en el mundo se le ocurriría una idea tan descabellada.

 

Por otro lado, la actual dirección de la Agencia toma decisiones arbitrarias que frenan el desarrollo de las agrupacionesde su Catálogo.” Ahora fíjense bien en esto que deja claro Juan Carlos:

La banda Combat Noise consiguió dos conciertos en los meses de septiembre y octubre, uno en Madruga y el otro en San Nicolás, provincia de Mayabeque, por 10000 CUP cada uno y el programador de la Agencia, en posterior intercambio con la Dirección Cultural de estos municipios, propuso rebajarlos ambos a 8000 CUP. Ese acuerdo entre instituciones afectó a la banda, que ya había llegado a un acuerdo previo en cuanto al pago y solo puedo tener un trasfondo corrupto, porque ¿a dónde fueron a parar los otros 2000 CUP? En Agosto del año en curso esta banda dio un concierto en el festival de Rock de Placetas, Villa Clara, por 10000 CUP; tuvo que pagárselo todo, o sea, que la Agencia no aportó nada para que se diera el evento y el grupo solo cobró 7600 CUP, porque la institución que supuestamente los representa y apoya, les quitó el porciento

más alto de la tarifa admisible. La banda contacta con el Festival Ciudad Metal en Santa Clara para presentarse en su edición de octubre, al que no asisten desde el año 2007, por 10000 CUP. Siguiendo los pasos establecidos la dirección del festival se comunica con la Agencia, el programador de esta les propone llevar no solo a COMBAT NOISE, sino también a SWITCH por 5000 CUP cada una. Esa arbitrariedad también afecta a COMBAT NOISE que ya había establecido otro precio, pero como es lógico el festival acepta. Cuando la máxima autoridad de la Agencia tiene conocimiento del acuerdo dice que ninguna de las dos bandas puede ir al evento porque “ya han dado demasiados conciertos en provincia”.

Otros aspectos negativos que con mucha razón denuncia el líder de Combat Noise son:

“Hoy, precisamente hoy miércoles 23 de Octubre, tocará en el Máxim Rock: Nony y Douglas, Laritza Bacallao, Dayrán, Angeles de La Habana, Cristian y Rey, Liester M, el Happy, cantante de

Azúcar Negra, Los Principales, Wirde y Hera, y otros… ¿Esta es la Agencia Cubana de Rock que todos queremos? Creo que hay mucho que decir ante tamaña desfachatez. Si queremos conservar

el Máxim y la Agencia Cubana de Rock, es necesario un cambio radical en su dirección y en la política del Ministerio de Cultura, que hace gala de intolerancia y sordera musical. No le quepa duda a nadie que las bandas del Catálogo llegaremos a donde haga falta para que se escuche nuestra voz y se nos devuelva lo que tanto esfuerzo y sacrificio nos ha costado. si guerra quieren, guerra tendrán. No será la primera vez que nos la jugamos y esta vez iremos a por todas. Este escrito va con copia para el Instituto de la Música y para el Ministerio de Cultura.”

Esta es la cuestión por la cual tanto dolor siempre me retuerce. Tras ver que logramos algo y siempre y como en todo, alguien viene e intenta enmarañar nuestra imagen. Muchos de los cuales ni sienten ni padecen con heavy metal. Sin mirar que no queremos ser parte de esa corrupción que tanto mueve el universo musical de multlipes géneros de moda. La unidad es algo que siempre nos a identificado, la mayor pasión es la música, pero claro: hay que buscarse los frijoles y porque no, darles a quienes se sacrifican tanto ofreciéndonos sus valiosos shows, lo que se merecen como respetables músicos. Pero eso si, brothers of metal luchemos contra quienes intenten ensuciar los acordes del metal cubano que con tanto trabajo ha evolucionado para ganar seguidores y el respeto que como movimiento cultural por décadas nos ha pertenecido. Y en cuanto a los que quisieron quedarse en el extranjero eso es más bien una historia personal que no cuestiono pues no me toca esa parte. Solo decirle por este medio a Alex y a Michel (Scriptorium Zine) que

vamos a extrañar mucho aquellas páginas que con tanto amor y dedicación hacían para tenernos al tanto de nuestro movimiento. A Joel y los chicos de Ancestor que sigan adelante y que me quede con las ganas de ver otro de sus aplastantes y blasfemos ataques en directo. A los demás que partieron lejos para no volver que la suerte les acompañe siempre y que sus sueños puedan realizarlos con éxito. Tranquilos hermanos, la suciedad no fue nuestra.

 /////////////////////////////////////////

LA SUCIEDAD NO ES NUESTRA

Autor Original: David Nicotina

Original: Subtle Death No. 37 – Diciembre 2013

 

 

Finalmente, esperemos hayan encontrado la verdad en el artículo. Agregar que es necesario montarse en la máquina del tiempo, de vuelta a 2013, para entender el por qué algunas de las cosas que aquí nos dice. Es cierto que varios de las personas y directivos aquí aludidos (directa o indirectamente) no ocupan hoy tales cargos, pero fíjense: acabó pasando lo que iba a pasar.

 

Pd: Ah! por cierto: si notan algún errorcillo de ortografía no me lo digan, se debe al autor del original. Recuerden que como dije NO MODIFICARIAMOS NADA DEL ARTICULO ORIGINAL

 

Original: No.6 (Septiembre/17)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.