#15-Pag.02

Campaña Positiva

Una estrategia para salvar al R0CKIntroducción, Traducción y Edición: A9X // Artículo base: Mike Johnston // Agradecimientos: Alain Manduley Chiu

Permítanme empezar diciendo, sinceramente y de corazón, que –en mi opinión- el R0CK no necesita ser ‘‘rescatado’’. El título de éste artículo no buscaba más que captar tu atención. Aunque en mucha medida, sí que tenga mucho que ver con ello.

Me explico!? Hemos visto últimamente la tendencia en medios de comunicación masivos de lamentar la inminente muerte del género. Muchas personalidades, algunos que han formado –o que forman- parte de éste universo musical se han sumado a la causa de opinar públicamente esto.

Sólo diré, nuevamente en mi opinión, que esta expresión (‘‘la muerte del R0CK’’) no es más que un recurso promocional para impulsar movimientos revivals, o bien sirve como justificación para que ciertos artistas algo consagrados puedan permitirse ‘‘salirse’’ de él. Solo basta ver la inmensa producción que se emite cada mes y los inmensos aportes musicales que vemos por parte de las bandas un poco más ‘‘nuevas’’ (ya sean fichadas por un gran sello, o casi invisibles grupos en escenas pequeñas como la nuestra) dan muestra de la inmensa calidad que está saliendo justo ahora.

Pero, debo decir que hay cierta realidad en la jodida expresión. Bien sabemos que una grandísima parte de esas genialidades que se emiten cada mes muchas de ellas pasan desapercibidas en los medios, sobre todo si se tratan de banda under. Rajémonos las vestiduras y seamos sinceros, la verdadera grandeza –a nivel innovador- se está produciendo a niveles underground, pero contando con un nulo apoyo mediático. Las grandes fuentes difusoras y sellos discográficos multi-nacionales están limitando muchísimo su catálogo de bandas rock; y ni hablemos como funciona esto en el rock cubano o latino. La escases de bandas que éstas promocionan a gran escala son, en gran número, copycat de otras muy encumbradas. Y los que más están vendiendo son precisamente esas bandas que se remontan hace ya varias generaciones, varias de ellas ya muy lejanas de la gloria que en sus días representaron. Esa inmensa cantidad cualitativa que antes mencionaba sólo alcanza ver la luz en sellos medianos o pequeños, en su mayoría independientes. Razón por la que el escucha promedio, ese que no está tan en contacto con estos medios un poco menos accesibles, simplemente no alcanza siquiera enterarse de un 10% de la producción real.

Pero no culpemos al ‘‘crudo capitalismo’’ por sólo jugar a lo seguro. Toda gran empresa evita los riegos. Pues a fin de cuentas, apostar por un artista que no ha recibido suficiente aclamo en su entorno, podría representarle pérdidas. Y es que la inmensa masividad de público sólo quiere seguir escuchando lo mismo. Bien sabes que cuando te presentan un artista novel te va a costar catalogarlo como a la misma altura que uno bien encumbrado. Porque ese encumbrado va a ocupar tu lista de priorizados, aunque paradójicamente ya no esperes mucho de su parte. Y esos mismos, por más que pensamos se tratan de dioses, lamento decir que van a dejar de existir, uno por uno irán cayendo. Y con ellos cada vez más se asentará la expresión: ‘‘El R0CK está muriendo’’.

Solo aquellos que estamos dentro de este profundísimo multiverso sabemos muy bien que hay muchísimo relevo ahí, que podría llenar muy bien las botas que han quedado vacías. Sin embargo, nosotros los escuchas acabamos siendo parte del ciclo. Alabamos los ‘‘clásicos’’ y desdeñamos lo nuevo.

Nosotros mismos estamos matando al rock!?

 

Creo que la raíz del problema está en los inicios. Pero no a los inicios del género, cuando Chuck Billy o Elvis. NO! Nuestros inicios como nacientes melómanos. Sin diferenciar si empezaste oyendo Rock n’ Roll en los 60’s, o si iniciaste pensando que Slipknot era la banda más contundente de la galaxia. Aquella época cuando no éramos más que unos principiantes y teníamos gran sed por descubrir un mundo tan abrumador como inmenso. Estoy seguro que llegaste a querer adentrarte en los distintos sub-géneros porque un día, quizás por mera coincidencia, escuchaste una canción que hiso click en tu cerebro al instante. Luego fuiste conociendo otras cosas, muchas te fascinaron de la misma forma, sino más. De ellas, a algunas simplemente le perdiste el gusto al pasar el tiempo; unas pocas canciones o bandas siguen siendo la droga irremplazable en tu vida.

Luego toca crecer como seres humanos. Llega el punto en que deve tocarnos cesar de consumir música, porque esto va perdiendo prioridad en nuestras vidas. Nos quedamos sólo con eso que en nuestros días nos maravilló. Otros sí que seguimos intentando mantenernos al día, pero acabamos siendo consumidores tan voraces que nuestra capacidad de asombro se ha vuelto cada vez más exigente, lógicamente mucho más de lo que lo fue en nuestros días de alevines.

Entonces, para no seguir haciendo el cuento largo, en cierto punto de éste ciclo que ha de repetirse generación tras generación, nos vemos en una red social criticando sin piedad esa joven banda que acaba de empezar, o a ese joven posser – friky de palo- que ‘‘no sabe nada de música’’. No iríamos al concierto de una banda novel sólo porque su repertorio no se basa en coverear nuestras canciones favoritas. Es así como en nuestras mentes el rock murió.

Y no pretendo convencerte. En la forma que funciona el cableado de tu cerebro, una vez que colocaste la señal de ‘‘ceda el paso’’, imposible que una propuesta nueva le llegue a los talones a eso que una vez cambió tu vida. Y de verdad, tienes absoluto derecho de pensar lo que quieras, es comprensible. Pero cuando te expresas en sitios masivos, es otra cosa. Tu criterio expuesto públicamente provocará a otros a que se hallan en tu misma posición para que opinen igual que tú. Tu opinión, independientemente quién seas, acabará influyendo en la manera de pensar de alguien más. Sólo basta con leer cualquier foro de debate de música, o más lamentablemente, cualquier red social de cualquier artista. Da igual si se trate de un intérprete con millones de seguidores o que sólo tenga suscrito a sus familiares, nunca va a faltar algún tipo que se crea con el derecho de hacerle saber que su música es una absoluta basura y deberá dejar de hacer lo que hace. Imagina si no conoces al grupo, por coincidencia llegas al sitio suyo, y lo primero que te topas son una serie de comentarios diciendo que su música es una basura. Acaso te tomarías el trabajo de descargar una sola canción? O imagínate en otra posición, cuánto crees que podría desmotivar esto a su creador?

Lo siguiente que propongo, para no seguir haciendo más extensa de lo que ya es esta reflexión, no es más que una estrategia para mejorar nuestra forma de ser. Para fomentar y no destruir. Sin necesidad de traicionar a nuestros criterios. Recordemos que nuestra opinión ante cualquier cosa, no deja de ser más que una apreciación personal por mejor fundamentada que creamos que sea, y puede traer consecuencias. Si aplicamos la teoría del caos (para más información: Wikipedia) puede ser que un simple comentario negativo hacia algún principiante acabe provocando la debacle de un género. Sí, sé que esta última afirmación pudo sonar paranoica; pero piénsatelo unas cuantas veces!

Lo siguiente es la traducción de un video original hecho por el maestro de batería y youtuber Mike Johnston. Al concluir el escrito encontrarás el link al video original (en inglés). Si está en tus posibilidades compártelo, por favor. Se titula Campaña Positiva, propone una estrategia aplicable a todo esto que decía. Aunque el video se centra en lo que es el mundo de la percusión y las redes sociales, por qué no lo empezamos a aplicar en todos los contextos posibles!?

Salvemos al R0CK! Porque salud le sobra. Somos nosotros mismos quienes le estamos matando con nuestras acciones.

 

**********************************

CAMPAÑA POSITIVA, por Mike Johnston

He estado haciendo videos para YouTube, prácticamente desde que YouTube empezó. En esos tiempos me dijeron prácticamente cada insulto habido y por haber. Se burlaron de mí de todas las maneras posibles y honestamente no me importa. Soy un tipo fuerte y estoy muy acostumbrado a eso.

Sin embargo lo que sí me importa es cuando uno de mis estudiantes, un niño de 8 años, sube un video a YouTube de él haciendo su mayor esfuerzo, tratando de mostrarme que ha estado practicando… Y que se burlen de él…

¿Qué es lo que podría estar tan mal en la vida de alguien como para burlarse de un niño de 8 años que simplemente trata de hacer su mayor esfuerzo al tocar la batería?

Ese tipo de negatividad es absolutamente innecesaria. Ahora bien, sabemos que no podemos pararlos. Sabemos que ese tipo de negatividad, ese tipo de comentarios negativos provienen de las inseguridades de la gente. Así que en lugar de tratar de detenerlos de ser tan negativos, ¿por qué no los superamos con comentarios positivos?…

Lo que tú puedes hacer para ayudarme a cambiar esto, es encontrar cualquier video en YouTube sin importar que tan bueno o malo éste sea y publicar algo positivo… Porque si piensas que alguien apesta en la batería, ¡estás mal! Simplemente sucede que ellos están al principio en la línea de tiempo, dónde uno empieza y a partir de ese momento simplemente avanza y mejora día con día.

Así que cuando veo a alguien que no es tan experto como yo en la batería, no pienso que sea malo… Simplemente pienso que voy un poco más avanzado que esa persona. Ellos simplemente van al principio de la línea de tiempo, comparados conmigo. Y mi trabajo es darles ánimos, tú trabajo es dar ánimo y no necesariamente tienes que mentirles diciéndoles que son los mejores bateristas del mundo… «Tu técnica es increíble», «Recuerdo cuando yo batallaba de esa misma forma», «Sigue intentando, vas a poder superarlo». Sólo publica algo positivo y cambiarás su vida y harás que ellos quieran quedarse con éste instrumento por el resto de sus vidas.

Así que si piensas igual que yo, comparte éste video y dile a la gente que se una a esta campaña. No hay ninguna ganancia en esto, excepto el ver que tu comunidad en línea, sea mejor:

https://www.youtube.com/watch?v=oa5JsiMe6Qcor.

 

Introducción, Traducción y Edición: A9X

Artículo base: Mike Johnston

Agradecimientos: Alain Manduley Chiu

2 respuestas a “#15-Pag.02”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.